fbpx

12 causas fundamentales del agotamiento del trabajo desde casa y la fatiga del zoom

Publicite Aquí

Un neurocientífico cognitivo explica las razones más profundas por las que las plataformas virtuales nos privan de satisfacer muchas necesidades humanas básicas que una vez cumplió la cultura del trabajo.

El Dr. Gleb Tsipursky, invitado reciente en el podcast EO 360 ° de Entrepreneurs ‘Organization, es autor y director ejecutivo de Disaster Avoidance Experts. Como neurocientífico cognitivo y experto en comportamiento humano, le preguntamos al Dr. Tsipursky sobre las complejas razones detrás del agotamiento del trabajo desde casa. Esto es lo que compartió:

¿Usted o sus empleados están experimentando agotamiento del trabajo desde casa (FMH) y fatiga de Zoom a pesar de la supuesta conveniencia de trabajar virtualmente y realizar videoconferencias?

Desafortunadamente, la mayoría de los esfuerzos para abordar el agotamiento de la FMH tratan los síntomas sin abordar las causas fundamentales. La causa fundamental del agotamiento de la FMH proviene de que las organizaciones adaptan las interacciones existentes en persona de la “cultura de la oficina” a plataformas remotas. Usar la cultura de estilo de oficina para realizar trabajo virtual es simplemente forzar una clavija cuadrada en un agujero redondo, lo que lleva a muchos empleados al agotamiento.

Para vencer el agotamiento de la FMH, es fundamental que las organizaciones comprendan sus causas fundamentales. Combinando mi experiencia en inteligencia emocional y social con la investigación sobre los problemas específicos de trabajar desde casa durante la pandemia, he desenmarañado estos dos conceptos en una serie de 12 factores: 

Pérdida de significado y propósito.

Quizás el mayor problema es que la mayoría de la gente no se da cuenta de que lo que estamos experimentando va más allá del agotamiento del trabajo desde casa. Nos privan de una necesidad humana básica: obtener significado y propósito de nuestro trabajo. El cambio al trabajo remoto interrumpe gravemente nuestro sentido de identidad, identidad y narrativas propias, que están vinculadas a nuestro trabajo.

Privación de nuestra necesidad de conexión.

Las comunidades de trabajo ofrecen una fuente clave de realización. Las plataformas de videoconferencia disminuyen en gran medida la capacidad de conectarse de manera efectiva con colegas como seres humanos, en lugar de pequeños cuadrados en una pantalla.

Privación de confianza.

En entornos de oficina, generamos confianza a través de interacciones informales. Hay una razón por la que los equipos que comienzan virtualmente y luego se reúnen en persona, trabajan juntos sustancialmente mejor después de la interacción en la vida real. Por el contrario, los equipos que cambian de entornos en persona a entornos virtuales pierden gradualmente su sentido de humanidad y confianza compartidas.

Pérdida de desarrollo profesional informal.

Una parte fundamental del aprendizaje en el trabajo se deriva de la tutoría informal por parte de colegas superiores. El desarrollo profesional observacional ocurre cuando somos testigos de cómo los colegas hacen su trabajo. Las oportunidades de tutoría perdidas son un desafío especial para los empleados más jóvenes.

No se trata simplemente de “fatiga del zoom”.

La fatiga es real, pero no se trata de Zoom ni de ningún otro software de videoconferencia. Nuestra expectativa intuitiva es que las reuniones virtuales nos traerán energía al conectarnos con las personas, y el inevitable fracaso que experimentamos cuando nuestra necesidad básica de conexión humana no se satisface.

Las reuniones en persona, incluso si son estrictamente profesionales, aún nos conectan a un nivel de persona a persona. Por el contrario, nuestras emociones no procesan las videoconferencias como una verdadera conexión humana a nivel instintivo. 

Forzar una clavija cuadrada en un agujero redondo.

Muchas empresas intentan reemplazar el pegamento de la cultura de oficina de la conexión social y emocional a través de las horas felices de Zoom o actividades similares que trasponen los eventos de vinculación en persona a formatos virtuales. Desafortunadamente, eso no funciona bien, lo que resulta en decepción y frustración cuando no se satisfacen nuestras necesidades humanas básicas.

Falta de habilidades tecnológicas para el trabajo virtual.

Los fallos de las herramientas de tecnología virtual conducen a una reducción de la productividad y a la frustración de quienes necesitan colaborar.

Falta de habilidades de comunicación virtual efectivas.

Es notoriamente difícil comunicarse de manera efectiva en persona. Los entornos virtuales amplifican esa dificultad.

Falta de habilidades efectivas de colaboración virtual.

No existe una forma natural de llevar a cabo las interacciones casuales que son vitales para el trabajo en equipo eficaz en una plataforma virtual. El lenguaje corporal y el tono de voz son indicadores críticos, pero la comunicación virtual sofoca esas señales.

Falta de responsabilidad.

En un entorno de oficina, existen formas naturales de responsabilizar a los empleados. Los líderes pueden caminar por la oficina, observar y comunicarse con los subordinados directos. Lo mismo se aplica a la responsabilidad de igual a igual: es más fácil ignorar un correo electrónico que alguien parado en la puerta de su oficina. Deberá reemplazar esa responsabilidad con una estructura diferente para el trabajo remoto.

Entornos de trabajo desde casa deficientes.

No todos los empleados tienen acceso a espacios tranquilos y conexiones estables a Internet. La revisión de los espacios de trabajo requerirá tiempo y recursos que pueden no estar disponibles para todos.

Límites deficientes entre el trabajo y la vida.

La separación ineficaz del trabajo y la vida se debe a las acciones tanto del empleador como del empleado. A largo plazo, provoca una disminución de la productividad, un aumento de los errores y un eventual agotamiento. 

El agotamiento del trabajo desde casa y la fatiga de Zoom son mucho más complejos de lo que parecen. Las organizaciones deben implementar un cambio estratégico total para reformular las políticas y la cultura de la empresa desde el “modo de emergencia” de trabajar desde casa al trabajo remoto convirtiéndose en la nueva normalidad.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí