fbpx

5 pasos para una puesta en marcha a prueba de fallos

Publicite Aquí

Cuando llegue la próxima crisis, ¿encontrará su empresa una forma de sobrevivir y prosperar? Esto es lo que puede hacer ahora para asegurarse de que sea uno de los ganadores.

Una de las lecciones de la pandemia mundial es que nunca se puede predecir cómo afectarán los eventos externos a su negocio. Nadie vio venir bloqueos en todo el mundo. Nunca había sucedido nada parecido en la era empresarial moderna. Entonces, ¿cómo te preparas para una crisis como esa? ¿Y el siguiente?

Hubo ganadores obvios durante los encierros. Estas eran las empresas que estaban naturalmente predispuestas al crecimiento una vez que el mundo se vio obligado a quedarse en casa: empresas como Amazon, Zoom, Netflix y DoorDash.

Pero también hubo empresas que soportaron todo el peso del colapso de sus negocios debido a los cierres y no solo estaban preparadas para sobrevivir, sino también para prosperar.

Lo hicieron siguiendo estrategias que ya habían tejido en el tejido de su negocio incluso antes de que la pandemia surgiera como una amenaza.

Nuestra compañía, Get Spiffy, es una startup que brinda cuidado y mantenimiento de vehículos móviles a pedido en su hogar, su oficina y para flotas como empresas de alquiler de automóviles. Para nosotros, los bloqueos pandémicos no fueron una oportunidad en absoluto, sino una tormenta perfecta. Nadie conducía sus automóviles, nadie viajaba, nadie viajaba.

Sin embargo, incluso con todo eso trabajando en nuestra contra, lo que teníamos trabajando para nosotros era un equipo de gestión experimentado que anteriormente había llevado a varias startups a través de varias crisis externas. Aprovechando esa experiencia, ya habíamos instalado una estrategia a prueba de fallas en el ADN de nuestra empresa.

Mire, ninguna startup puede ser 100% a prueba de fallas y ninguna estrategia es 100% infalible. Pero aquí hay cinco pasos a seguir que pondrán a su startup en la mejor posición para sobrevivir y prosperar, tanto en los malos como en los buenos tiempos.

1. Satisfaga a sus clientes, hasta cierto punto.

Sí, quieres clientes 100% felices todo el tiempo. Pero algunas startups apuntan al 100 por ciento de satisfacción del cliente al tratar de ser todo para todos los clientes mientras persiguen el crecimiento a toda costa. Esa estrategia no es sostenible ni sobrevivirá a una crisis.

El crecimiento a toda costa es un crecimiento desenfrenado, que no se puede controlar. Cuando golpea una crisis, esa falta de control afectará a su startup tanto económica como internamente, cuando todos esos nuevos clientes necesitan mucha más atención de la que su empresa tiene la capacidad de brindarles. Esto siempre conduce a la pérdida de clientes y conflictos entre los empleados.

Apóyese en los comentarios de los clientes y el crecimiento orgánico para mantener el crecimiento constante y con altos márgenes. Para mantener su crecimiento orgánico, no apueste por un modelo de producto, perfil de cliente o segmento de mercado. En su lugar, solicite comentarios de los clientes, escúchelos y luego experimente y amplíe su propuesta de valor con más ofertas de alto valor y margen alto.

Un ejemplo: inicialmente me sorprendió cómo mi actual director ejecutivo en Spiffy permitió más espacio para fallar durante la experimentación. Pero aprendí que lo que estaba haciendo era fallar poco para evitar fallar en grande, como una quemadura controlada en un bosque para prevenir futuros incendios forestales.

2. Vuélvase impulsado por las ventas, pero no de inmediato.

Una vez que haya establecido niveles aceptables de satisfacción del cliente, pero no antes, cree un proceso de ventas formal en torno a esos perfiles de clientes.

El error que veo aquí es cuando una empresa contrata demasiado a su equipo de ventas demasiado pronto. Luego, ese equipo utiliza un arsenal de diferentes estrategias de ventas, técnicas, métodos, e incluso ofertas, para ver qué se mantiene. Por lo general, esto termina dando como resultado expectativas de los clientes desalineadas y una baja productividad de ventas.

Esto es algo que aprendí en mi última puesta en marcha, Automated Insights, que utiliza la generación de lenguaje natural para producir contenido a partir de datos sin procesar. Pasamos mucho tiempo tratando de vender a cualquier cliente todo tipo de contenido automatizado que pensamos que podría necesitar. Fue solo después de una multitud de ventas fallidas que nos tomamos el tiempo para determinar qué tipo de contenido automatizado se vendía más rápido a la mayoría de los clientes y producía los mejores resultados.

La lección aquí es que cuando usted no sabe por qué algo funciona, como el proceso de una venta, que no tienen ninguna garantía de que se continuará con el trabajo cuando lo necesite. Una startup debe, en algún momento, acelerar las ventas para tener éxito, pero si acelera antes de documentar el proceso, fortalece lo que funciona, contrata a las personas adecuadas para ejecutar esos planes y automatiza siempre que sea posible, se está preparando para futuros fracasos.

3. Obsesionarse con la rentabilidad sin sofocar la innovación.

A menudo, el cambio a una organización impulsada por las ventas termina teniendo éxito a expensas de la innovación, pero no tiene por qué ser así.

La innovación no se trata solo de encontrar nuevas soluciones a viejos problemas e incorporar esas soluciones en los productos. La innovación también consiste en encontrar nuevas formas de hacer que esos productos sean más exitosos y, eventualmente, más rentables.

Encienda su equipo de innovación para reducir el desperdicio, reducir los costos, aumentar el valor, automatizar las tareas repetidas y filtrar los malos clientes. Utilice un enfoque de menos es más para crear una mejor experiencia para el cliente reduciendo la funcionalidad en lugar de agregarla.

Cuando este enfoque de la innovación ya es parte de su modelo operativo, se convierte en una segunda naturaleza cuando es necesario, como cuando llega una crisis. En Spiffy, comenzamos a obsesionarnos con la rentabilidad unos seis meses antes de que llegara la pandemia. Y cuando lo hizo, convertimos a nuestro equipo de innovación, junto con casi todos los demás en la empresa, en un equipo de supervivencia.

4. Conviértete en una necesidad, no en algo agradable.

Cuando golpean tiempos de crisis, todos los consumidores y empresas deben tomar decisiones sobre dónde se realizarán los recortes. No seas uno de esos cortes.

La evolución de la percepción de su producto por parte de sus clientes de lo bueno a tenerlo a lo imprescindible no es solo la prevención de fallas, es la estrategia principal para la escala y el crecimiento. Cualquier empresa puede vender un producto al azar. Las empresas que sobreviven y prosperan encuentran constantemente formas de convertirse en una necesidad.

Convertirse en un imprescindible no sucede por accidente. Está estratégicamente integrado en la propuesta de valor del producto en sí. También está integrado en la empresa. No sea solo el producto que sus clientes necesitan, sea la empresa que todos sus empleados nunca dejarían.

Una de las nuevas empresas que aconsejo es un software de creación para cambiar la forma en que las empresas encuentran y contratan talento al centrarse principalmente en la adecuación de los empleados, las habilidades sobre la experiencia y las carreras, en lugar de los trabajos. A medida que los bloqueos comenzaron a desaparecer, esta startup se vio tentada por una gran oportunidad, ya que muchas empresas ahora enfrentan desafíos para contratar a cualquier persona, no solo a la mejor opción.

En lugar de capitalizar la ola masiva de personas que cambian de trabajo, la startup decidió permanecer enfocada en su misión original y apegarse a su modelo de contratación de ajuste primero, en lugar de ayudar a cualquier empresa a contratar a cualquier empleado. Está apostando a que cuando el polvo se asiente y el mercado laboral vuelva a la normalidad, será una nueva normalidad, y será el líder imprescindible en lugar de simplemente otro agradable que también funcionó.

5. Siempre innove, pero elija sabiamente.

No es ningún secreto que las startups que prosperan siempre están innovando. Pero llega un momento en el que las malas apuestas pueden acumularse y convertirse en una pérdida financiera. El cubo de basura de la historia de las startups está lleno de empresas que tuvieron éxito, pero luego giraron de manera incorrecta sin una buena razón y nunca se recuperaron.

Justo antes de la pandemia, Spiffy tomó la decisión de hacer una gran apuesta en el negocio de la flota, principalmente coches de alquiler. Pero no dimos un giro y renunciamos a nuestro negocio residencial existente, que habría sido un camino mucho más fácil y una medida más rentable. En cambio, usamos cada gramo de innovación que pudimos para encontrar formas de usar los mismos recursos para servir a dos mercados dispares.

Cuando llegó la pandemia, las flotas prácticamente desaparecieron, y el negocio residencial, combinado con un sólido programa de desinfección, fue lo que nos ayudó a salir adelante. A medida que las flotas se recuperan, ahora disfrutamos de dos líneas de negocio sólidas, todas atendidas por las mismas plataformas y personas.

Nunca descanses en tu éxito, pero nunca arregles lo que no está roto. Siempre debes estar pensando en la innovación, pero ten cuidado con lo que renuncias para llegar ahí, porque necesitas poder ir a los colchones cuando llega una crisis.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí