fbpx

745.000 personas mueren al año por trabajar largas horas. 3 formas en que sus semanas de más de 55 horas lo están matando

Publicite Aquí

Dedicar regularmente más de 55 horas a la semana podría literalmente matarte, advierte un nuevo estudio.

Si es un lector habitual de esta columna, sabrá que he cubierto estudio tras estudio que demuestra que trabajar muchas horas de forma constante es contraproducente. Ya sea que mires la investigación económica clásica, la antropología, la neurociencia o el simple sentido común, surge la misma imagen. La calidad del trabajo de las personas cae drásticamente después de 40 horas a la semana, lo que hace que las semanas laborales muy largas sean ineficaces. Un nuevo estudio encuentra que también son mortales.

Los nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud muestran que 745.000 personas murieron en 2016 debido a trabajar muchas horas, y ese número ha aumentado un 29 por ciento desde 2000. Las semanas laborales de 55 horas o más fueron particularmente dañinas. Y aunque los datos más recientes aún no están disponibles, los investigadores creen que los bloqueos y el trabajo remoto pueden haber aumentado los peligros de las semanas laborales super largas.

“La investigación encontró que trabajar 55 horas o más a la semana se asoció con un 35 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular y un 17 por ciento más de riesgo de morir por enfermedad cardíaca, en comparación con una semana laboral de 35 a 40 horas”, informa la BBC. El cuarenta y cinco por ciento de los que murieron eran hombres de mediana edad o mayores, y alrededor del nueve por ciento de los trabajadores en todo el mundo trabajaban 55 horas a la semana o más.

Entonces, ¿cómo matan las largas horas? Los investigadores sugieren varios mecanismos diferentes.

Estrés crónico

 

Vivir con estrés a largo plazo puede causar estragos en el cuerpo. Toda esa adrenalina y cortisol que fluye continuamente por sus venas lo pone en mayor riesgo de depresión, enfermedades cardíacas, aumento de peso y problemas para dormir, entre otras afecciones, según la Clínica Mayo.

Quizás no sea tan sorprendente entonces que las largas semanas laborales hayan provocado un aumento en la probabilidad de sufrir un derrame cerebral. Las mujeres que trabajaban demasiadas horas también tenían más probabilidades de estar deprimidas, según el nuevo estudio.

No hay tiempo para hábitos saludables

 

Las semanas de trabajo muy largas no solo dañan activamente su cuerpo, sino que también le impiden hacer el tipo de cosas, como hacer ejercicio, dormir lo suficiente y cocinar comidas saludables, que podrían contrarrestar todos los efectos nocivos del estrés.

Mecanismos de afrontamiento poco saludables

 

Finalmente, trabajar horas brutales deja a las personas más vulnerables a elegir formas poco saludables de lidiar con su estrés y agotamiento, como el exceso de alcohol o el tabaquismo.

Los emprendedores pueden necesitar a veces dedicar horas locas para superar un período de crisis. Nadie está sugiriendo que eso hará que te derrumbes de inmediato. Pero esta investigación deja en claro que mantener un horario de trabajo agotador durante años o décadas tiene graves consecuencias para la salud.

También es una mala política impulsar a su equipo a trabajar muchas horas, y no solo porque probablemente debería sentirse mal por contribuir a la desaparición temprana de sus empleados. Como les recuerda a los jefes el periodista científico Robert Roy Britt en su redacción de este estudio, llevar a la gente al límite también es simplemente un mal negocio.

 

“Las investigaciones han demostrado que las largas jornadas no se traducen en una mayor productividad y, en cambio, pueden ser perjudiciales para la salud de los empleados, provocando un mayor ausentismo, más rotación y un aumento de los costos del seguro. En resumen, en caso de que esté compartiendo esta historia con su jefe: Trabajar demasiadas horas es malo para usted y para los resultados de su empresa”, concluye. Amen a eso.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí