fbpx

Científicos chinos han creado un dispositivo revolucionario que permite alcanzar la “Climatización sin costo adicional”.

primera noticia

En un mundo confrontado con temperaturas extremas debido al cambio climático, la búsqueda de soluciones sostenibles y eficientes para la climatización de nuestros espacios se ha vuelto más crucial que nunca. En este contexto, la Universidad de Tecnología de Wuhan ha desarrollado el Refrigerador Radiativo Conmutable de Energía Cero (ZESRC), una solución receptiva a la temperatura para el control del clima interior con eficiencia energética.

¿Qué es el ZESRC y cómo funciona? El ZESRC, o Refrigerador Radiativo Conmutable de Energía Cero, es una solución innovadora compuesta por una serie de materiales con propiedades especiales.

Este dispositivo, diseñado para ajustarse dinámicamente a las variaciones de temperatura, se fundamenta en la capacidad de sus materiales para expandirse o contraerse con los cambios térmicos. Los diferentes coeficientes de dilatación térmica de estos materiales permiten al dispositivo alternar entre modos de enfriamiento y calentamiento, logrando así una climatización efectiva sin consumo energético adicional.

Este enfoque ofrece una manera de mantener confortables los interiores de los edificios sin incurrir en los costos energéticos y económicos habituales.

Equilibrar la temperatura de los edificios de forma sostenible: Resultados Prometedores El diseño óptimo del ZESRC incluye tres capas clave: una capa de enfriamiento radiativo en la parte inferior, un actuador sensible a la temperatura en el centro y una capa de calentamiento solar en la parte superior. Los experimentos han demostrado su eficacia en todas las estaciones del año, logrando reducir la temperatura interna hasta en 7,1°C durante el verano, y aumentarla hasta en 7,5°C en invierno, en comparación con las condiciones externas.

Además, la investigación ha ido más allá al desarrollar un mapa que muestra la eficiencia del dispositivo según diferentes climas, demostrando que el ZESRC puede reducir el consumo energético de un edificio en un 14,3% en comparación con otros sistemas de climatización convencionales.

Al utilizar menos energía para calentar y enfriar nuestros edificios, podemos dar un gran paso hacia prácticas de construcción sostenibles que ayuden a reducir o eliminar el consumo de combustibles fósiles para calefacción y refrigeración.

Un Futuro Sostenible La importancia de este avance no se limita solo a sus beneficios inmediatos en términos de climatización y ahorro energético. Representa un paso importante hacia la adaptación de nuestras infraestructuras al cambio climático, ofreciendo una solución práctica y sostenible que puede ser integrada en la construcción de nuevos edificios o en la renovación de estructuras existentes.

 

El enfriamiento radiativo es un proceso natural y pasivo en el que un cuerpo, como una superficie o un objeto, pierde calor al emitir radiación infrarroja. Este fenómeno se produce sin la necesidad de consumir energía externa y puede ser particularmente efectivo durante la noche, cuando el cielo está despejado, permitiendo que el calor se irradie hacia el espacio y enfríe la superficie u objeto por debajo de la temperatura del aire circundante.

Principios Fundamentales El enfriamiento radiativo se basa en la capacidad de ciertos materiales para emitir radiación infrarroja de manera eficiente. Todo cuerpo con una temperatura superior al cero absoluto emite radiación en forma de energía térmica. Sin embargo, para que el enfriamiento radiativo sea efectivo, es crucial que la radiación emitida por un objeto pueda atravesar la atmósfera y alcanzar el espacio exterior. La atmósfera terrestre es transparente a ciertas longitudes de onda de la radiación infrarroja, lo que permite que esta energía escape al espacio sin ser absorbida o reflejada de nuevo a la Tierra.

Aplicaciones Prácticas El enfriamiento radiativo tiene aplicaciones significativas en la climatización de edificios y en la refrigeración pasiva de dispositivos y materiales. Al incorporar materiales que favorecen el enfriamiento radiativo en techos, pinturas o recubrimientos, es posible reducir la temperatura de las superficies expuestas al sol y, por lo tanto, disminuir la necesidad de aire acondicionado y refrigeración activa en interiores. Esto no solo contribuye al ahorro energético, sino que también ayuda a combatir el efecto isla de calor en áreas urbanas.

Ventajas y Desafíos Ventajas:

Eficiencia energética: Al ser un proceso pasivo, el enfriamiento radiativo puede ayudar a reducir el consumo de energía requerido para la climatización. Sostenibilidad: Contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al uso de sistemas de refrigeración convencionales. Versatilidad: Puede ser aplicado en una amplia gama de contextos y climas, especialmente en áreas con cielos claros y secos. Desafíos:

Rendimiento variable: La efectividad del enfriamiento radiativo puede ser afectada por condiciones climáticas como la nubosidad y la humedad. Integración arquitectónica: Integrar materiales de enfriamiento radiativo en edificios existentes o en nuevos diseños requiere consideración y planificación. El enfriamiento radiativo representa un área de investigación prometedora con el potencial de contribuir significativamente a las estrategias de climatización sostenible y eficiente energéticamente en el futuro.