fbpx

Cómo hacer una excelente presentación en línea

Publicite Aquí

Involucre a su audiencia con estos consejos para presentaciones en línea que utilizan los profesionales.

Como vicepresidente ejecutivo de una oficina de oradores de negocios, los oradores principales y los planificadores me preguntan varias veces al día qué hace que una presentación en línea sea excelente. Durante los últimos dieciséis meses, todos hemos visto una buena cantidad de conferencias magistrales en línea. Algunos nos dejan sin compromiso y preguntándonos por qué estas conversaciones no pueden ser mejores.

La buena noticia es que pueden serlo, si aprovecha los beneficios de utilizar el formato de presentación virtual y en línea.

Después de reservar miles de presentaciones en línea durante la pandemia y recopilar comentarios de nuestros clientes y oradores, me he formado una idea bastante clara de lo que hace una gran presentación y lo que no. Si desea que su keynote virtual sea un éxito, haga lo que hacen los mejores profesionales de keynote. Involucre a la audiencia, hágalo interactivo y entretenido, y conozca las ventajas de una presentación pregrabada frente a una presentación en vivo. También ayuda a experimentar con esa “única cosa” que captará la atención de la audiencia en todo momento.

Haga que la audiencia se involucre más.

 

Una de las preocupaciones de las presentaciones en línea ha sido la falta de interacción. El orador principal no puede “ver” a la audiencia y un miembro de la audiencia no quiere interrumpir o destacar, por lo que ambos se sienten desconectados, incapaces de conectarse.

Hay tres técnicas que he encontrado para fomentar el compromiso: sondear a su audiencia, configurar un miembro de la audiencia para comenzar las preguntas y respuestas y preguntarle a la audiencia cuáles son sus principales conclusiones al final de la sesión. Las encuestas son excelentes si se realizan correctamente y la capacidad está integrada en la mayoría del software.

Hay dos formas sencillas e inteligentes de realizar una encuesta. Primero, comience con un rompehielos. Capte la atención de la audiencia con preguntas divertidas o locas, cuanto más locas, mejor. En segundo lugar, cree breves pausas en su charla cada cinco o siete minutos para hacer una pregunta atrevida relacionada con ese contenido. Los descansos más frecuentes y las preguntas atrevidas mantienen comprometidos tanto al orador como al público.

Los otros dos métodos para participar son bastante sencillos. Haga que un miembro de la audiencia, por ejemplo, un amigo o colega, haga una pregunta preparada para que empiece a rodar. La mayoría de la gente tiene miedo de hacer la primera pregunta. Una vez que alguien comienza a hacer preguntas, más personas participan.

El método final es abrir la discusión al final preguntando a la audiencia cuáles fueron sus conclusiones de la charla. A las personas les encanta compartir lo que han aprendido, lo que a menudo fomenta más debates.

Considere una sesión pregrabada versus una sesión en vivo.

 

Las sesiones pregrabadas y en vivo pueden ser atractivas si se realizan correctamente. La ventaja de una presentación pregrabada es que le permite un control total sobre su discurso de apertura a través de la edición. Puede hacer que su mensaje sea exactamente correcto y programar todos los materiales audiovisuales para mantener a su audiencia enfocada.

Por otro lado, si graba una sesión pregrabada y no edita sus errores, su audiencia podría desconectarse. Así que tómate el tiempo para practicar, editar y obtener los detalles correctos. Si filma una sesión pregrabada, el punto ideal para la participación es de unos 15 minutos. Después de eso, la atención de la gente comienza a disminuir.

Las sesiones en vivo también pueden ser muy atractivas si las divide en partes cortas y se asegura de que el aspecto técnico funcione. Si entrega su mensaje en capítulos cortos de cinco a siete minutos y luego interactúa con encuestas y preguntas directas, la audiencia permanece enfocada. Por otro lado, si solo entregas el discurso principal habitual de 45 minutos, comenzarás a perder audiencia.

Otro problema con las sesiones en vivo pueden ser problemas técnicos. Su conexión a Internet podría generar un sonido deficiente y videos con fallas, lo que puede perder a su audiencia. Recuerde probar su equipo y conexión antes de comenzar a funcionar.

Sal del guión para un drama extra.

 

Para las conferencias magistrales en persona, el público siempre se animaba cuando el orador rompía sus notas y decía que iban a hacer algo diferente. Lo mismo podría hacerse con su presentación en línea. Por supuesto, no te recomiendo que hagas esto a menos que realmente tengas algo más preparado de qué hablar. Nada perderá audiencia más rápido que un orador desprevenido.

Después de un año de ver presentaciones en línea, descubrí que las charlas virtuales pueden ser tan atractivas como una charla en persona si las organiza y las presenta de manera diferente. Puede involucrar a la audiencia con encuestas y preguntas, mantener su atención dividiendo sus charlas en capítulos cortos y agitarlo saliendo del guión.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí