fbpx

Cómo presentar sus ideas en 10 minutos o menos

Publicite Aquí

Utilice estas tres estrategias para captar rápidamente la atención de su audiencia.

Hay algo mágico en los 10 minutos y los emprendedores inteligentes lo saben.

 

John Medina, un biólogo molecular de la Universidad de Washington, dice que tenemos un reloj incorporado que hace que sintonicemos un tono, una presentación o una conferencia después de 10 minutos. Afortunadamente, existen formas comprobadas de aprovechar al máximo ese tiempo.

 

Como entrenador de comunicación, sé que esta regla de los 10 minutos es cierta. Por ejemplo, Richard Branson solía realizar competencias de lanzamiento en su casa en Necker Island. A cada emprendedor se le dieron 10 minutos para presentar su idea. Branson me dijo que si no puedes transmitir la idea en 10 minutos, es demasiado complicado.

 

De manera similar, hace dos años, los instructores militares que enseñaban tácticas avanzadas en la proliferación de armas nucleares me pidieron que hablara con su clase en una base aérea en Nuevo México. A la clase se le había asignado uno de mis libros para hablar en público para ayudarlos a comunicarse de manera concisa.

 

Un instructor me dijo: “Estos oficiales serán enviados al Pentágono y a otras partes del mundo después de esta clase. Se les pedirá que compartan su análisis de una situación en cualquier momento con los líderes superiores. Y obtendrán diez minutos para hacerlo, si tienen suerte”.

 

Entonces, ya sea que esté hablando con un emprendedor famoso, compartiendo ideas clave con los líderes o en una llamada con un inversionista potencial, aquí le mostramos cómo aprovechar al máximo los 10 minutos que tiene respondiendo tres preguntas.

 

1. ¿Cuál es la idea?

 

Los periodistas suelen decir “no entierres la iniciativa”. Un lanzamiento o una presentación informativa no es una novela en la que su audiencia tiene la paciencia de esperar hasta el final para descubrir qué sucede.

 

Michael Moritz, uno de los primeros inversores en Google, me dijo una vez que Sergey Brin y Larry Page explicaron su idea en una frase. “Google organiza la información del mundo y la hace accesible para todos”. En una frase, Moritz estaba enganchado.

 

La misma estrategia funciona para una presentación informativa. Si se reunirá para discutir el nuevo presupuesto, comience con un titular:

 

“Hola a todos. Les alegrará saber que, gracias al gran trabajo de nuestro equipo, hemos sido aprobados para un aumento de presupuesto del 10 por ciento con respecto al año pasado”.

 

En una frase, tienes su atención. Ahora puede responder a la segunda pregunta que cada persona tiene en mente.

 

2. ¿Qué gano yo con esto?

 

Recientemente me reuní con un gerente senior de una de las empresas de tecnología más grandes del mundo. Dijo que a los profesionales de ventas se les enseña la regla de los 10 minutos antes de presentar los servicios de la empresa a los clientes potenciales, pero son los primeros 60 segundos los que realmente cuentan.

 

Un argumento de venta podría comenzar así: “Calculamos los números. Al adoptar nuestro servicio, le ahorrará a su empresa millones de dólares, que a su director ejecutivo le encantará escuchar, y reducirá el tiempo que dedica a la instalación de actualizaciones al 50 horas al mes”.

 

Este poderoso discurso de apertura logra dos cosas: le dice al oyente que se verá como un héroe para el jefe y que obtendrá un tiempo precioso para dedicarlo a otras actividades.

Vende el beneficio de tu idea lo antes posible.

 

3. ¿Tiene una historia o un ejemplo?

 

Pocas personas recordarán todos los detalles de tus diapositivas, pero recordarán las historias que cuentas. La narración es una técnica retórica antigua para transferir información. Hoy en día, la  ciencia está demostrando que, de hecho, funciona como por arte de magia.

 

Un director ejecutivo de una empresa que vende software me dijo una vez que su personal de ventas superior era el que usaba una historia de cliente o un caso de estudio relevante en los primeros diez minutos de sus presentaciones. Los datos de ventas lo demostraron: los buenos narradores tienen una clara ventaja.

 

Entonces, la próxima vez que esté en cubierta para presentar en persona o en una llamada de Zoom programada para 30 o 60 minutos, no se equivoque, su audiencia se desconectará después de diez minutos. Pueden permanecer en la llamada, pero su atención disminuirá drásticamente.

 

Su trabajo en los primeros 10 minutos es identificar su gran idea, vender el beneficio y contar una historia. Tu audiencia te amará por eso.

 

Fuente: inc.com

Publicite Aquí