fbpx

¿Construyendo un equipo? Evita estos 5 asesinos de equipo

Publicite Aquí

Un gran equipo es la combinación adecuada de talento, motivación, confianza y alineación.

Una de las cosas más importantes que se les encomienda a los líderes es formar un equipo. Cuando los equipos se unen, lo ideal es que obtenga la combinación adecuada de talento, motivación, confianza y alineación para lograr los objetivos en cuestión.

La construcción de un equipo es una habilidad que a menudo se pasa por alto en el libro de administración y puede ser difícil de hacer bien, pero hay un marco útil, formación, asalto, normativo y desempeño que habla de las etapas del desarrollo del equipo por Bruce Tuckman.

La formación es cuando el equipo se une, generalmente la gente está entusiasmada con la posibilidad y el aprendizaje de cada miembro, luego hay una tormenta cuando el equipo comienza a sentir algo de fricción, las personas son menos amables y pueden chocar cabezas a medida que trabajan en cómo lo harán funcionar. Luego, está la norma: la gente se establece, las expectativas se alinean y finalmente está el desempeño, donde el equipo está sincronizado: se entienden las metas, los objetivos, los estilos de trabajo y las personalidades. La actuación debería ser el punto de desbloqueo donde el equipo realmente comienza a actuar. Sin embargo, cuando se forma un equipo, pueden ocurrir algunos descarrilamientos importantes que yo llamo asesinos en equipo, donde la progresión se reemplaza por el retroceso.

Estos son los cinco principales asesinos de equipos a los que debe prestar atención:

1. El idiota brillante

El idiota brillante es muy inteligente y talentoso, pero son igualmente cáusticos y desagradables. El problema con el idiota brillante es que su inmenso valor se ve disminuido porque a nadie le gustan y, por lo tanto, no puede trabajar con ellos. El equipo nunca podrá pasar del asalto. Las metas se quedan atrás, los objetivos no se cumplen y, como líder, tienes que lidiar con todas las quejas sobre el idiota brillante y te ves reducido a árbitro del equipo además de todas tus otras funciones. A menudo, no vale la pena sacrificar todo el equipo y la misión general por el intercambio de inteligencia y talento.

2. El chisme

Una cosa es compartir información y comunicarse de manera efectiva, pero otra es cuando se convierte en chisme. Si tiene un chismoso en su equipo, puede afectar la forma en que se forma el equipo. Los rumores pueden tener un efecto corrosivo en la dinámica del equipo donde un susurro puede convertirse en un grito, si no se controla. Si las personas están hablando a espaldas de los demás y provocando drama, puede afectar negativamente la moral, la cohesión del equipo y causar golpes innecesarios.

Nuevamente, como líder, se verá arrastrado al fango mientras se enfrenta a sentimientos heridos, quejas y toxicidad en el lugar de trabajo. Como líder, debe detener proactivamente al chismoso cuando su comportamiento disminuye la efectividad del equipo al enfatizar la importancia del profesionalismo y solo comunicar información verificada.

3. El equipo del proyecto rezagado

Cuando estaba en la universidad, siempre había proyectos grupales y había una exasperación colectiva cuando un miembro del equipo era el rezagado, la persona que nunca contribuyó, pero quería el crédito.

En el ámbito profesional, si un rezagado no se controla, puede crear resentimiento, perpetuar el agotamiento y el desequilibrio de la carga de trabajo en el equipo. Después de todo, el objetivo del equipo es la contribución colectiva e igualitaria.

Si tiene un desempeño deficiente crónico, como líder debe encontrar una manera de ayudarlo a alcanzar su potencial o considerar separarse.

4. El acaparador de información

El acaparador de información se caracteriza por enorgullecerse de conocer información clave y luego no compartirla con el equipo. El flujo de información y la comunicación eficaz son la base de los equipos de alto rendimiento. Cuando está presente una mentalidad de acaparador, crea un punto único de falla porque un miembro individual tiene toda la información que es crítica para avanzar en las iniciativas del equipo.

Más aún, cuando la información no se comparte, afecta el proceso de toma de decisiones, crea silos dentro del equipo y aumenta la duplicación de esfuerzos debido a fallas en la comunicación. Cuanto más acceso a datos oportunos se traduce en decisiones más informadas.

Es importante asegurarse de que el equipo opere con un espíritu de inclusión, es decir, incluir de manera proactiva a otros en actualizaciones, noticias, intercambio de recursos y otra información valiosa que ayude al equipo a desempeñarse. Cuando todos tienen la misma información, el equipo puede moverse en la misma dirección, con mayor precisión.

5. El Interruptor

El que interrumpe habla sobre sus colegas, se apropia de las reuniones, ocupa demasiado espacio para compartir sus pensamientos y no deja espacio para que otros compartan los suyos. Las interrupciones pueden tener un efecto escalofriante en la dinámica del equipo y crear un ambiente que sofoca la creatividad del grupo. La mejor idea debería ganar, no la voz más fuerte.

Como líder, es importante establecer el tono y demostrar que escuchar es tan importante como hablar. Hay varios enfoques para reducir la interrupción: mejor modere las interrupciones estableciendo una agenda de reunión, solicite la opinión de todos, designe a un miembro del equipo rotativo para que dirija la reunión y solicite que las personas usen la función de mano levantada (si está usando Zoom ) y más directamente, proporcionar retroalimentación a la persona que interrumpe sobre su tendencia a monopolizar la conversación.

Al final del día, está formando un equipo, así que esté atento a las personas que tengan estas características o, de lo contrario, se quedará atascado y nunca llegará al estado ideal de desempeño.

Simon Sinek pudo haberlo expresado mejor cuando dijo: “Es mejor tener un gran equipo que un equipo de grandes”.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí