fbpx

El próximo 8 de abril, SAIC revelará su nueva batería con una autonomía de 1.000 km, marcando el inicio de la era del electrolito sólido.

SAIC

El gigante chino SAIC ha anunciado que el próximo 8 de abril revelará todos los detalles de su primera batería con electrolito sólido, un avance que llega antes de su lanzamiento comercial.

Según los representantes de la empresa, esta innovadora batería promete eliminar la preocupación por la autonomía que aún afecta a algunos conductores. Se trata de un paquete avanzado que será compatible con cargas ultrarrápidas, permitiendo completar viajes largos en tiempos similares a los vehículos de combustión.

La batería operará a 900V, lo que le permitirá alcanzar potencias de carga superiores a 500 kW. Con una capacidad de más de 130 kWh, se espera que el primer modelo comercial de SAIC ofrezca una autonomía homologada de más de 1.000 km.

El electrodo positivo está compuesto por un electrolito sólido a nanoescala desarrollado internamente por SAIC, recubierto con un material rico en níquel. Mientras tanto, el electrodo negativo consiste en una nueva generación de material compuesto de silicio y carbono de alta energía específica.

Esta combinación mejora significativamente la densidad energética de la batería, estimándose en más de 300 Wh/kg en el paquete, lo que permite una alta capacidad en un espacio similar al de las baterías actuales.

Además, mediante el uso de tecnologías de desarrollo propio, como “alta conductividad iónica” y “electrolito sólido resistente a altas temperaturas”, combinado con un moldeado integral de capa de electrolito sólido seco, se reduce la resistencia interna general del núcleo de la batería, permitiendo cargas más eficientes y rápidas.

Esta tecnología también aborda el problema de la expansión de los materiales basados en silicio y garantiza la estabilidad térmica del conjunto mediante cinco medidas de seguridad, convirtiéndola según SAIC en una de las baterías más seguras de la industria y con una vida útil más prolongada, representando un salto técnico generacional importante.

Sin embargo, queda por determinar el aspecto del coste. El año pasado, vimos la llegada al mercado de la primera batería semi-sólida por parte de NIO, que por sí sola tenía un coste superior al de un coche eléctrico medio.

Será interesante ver si SAIC ha logrado desarrollar una opción más competitiva en este aspecto. Según el fabricante, la producción en masa de esta batería comenzará este mismo año, con el Zhiji L6 como el primer modelo en utilizarla.