fbpx

Hay 4 modos de pensar: predicador, fiscal, político y científico

Publicite Aquí

Así lo sostiene el profesor de Wharton Adam Grant en una nueva y fascinante entrevista.

No usaría un martillo para tratar de talar un árbol, y trataría de usar un hacha para clavar clavos y es probable que pierda un dedo. Diferentes trabajos físicos requieren diferentes herramientas. También haga diferentes trabajos mentales. 

El optimismo y el pensamiento global le ayudarán a vender su idea de negocio. Mantener sus libros en orden requiere un enfoque más orientado a los detalles. Motivar a los empleados requiere más empatía que pensamiento analítico. 

Los diferentes modos de pensamiento se adaptan mejor a diferentes situaciones, y según una nueva entrevista con el profesor estrella de Wharton y autor de best-sellers Adam Grant, la mayoría de nosotros no utilizamos una mentalidad particularmente poderosa lo suficiente. 

Los 4 modos de pensamiento 

Grant ha estado haciendo rondas para promover su último libro, Think Again . Él habló de Inc.com Lindsay Blakely sobre sus lecciones para los propietarios de negocios y su gira de medios también se encontró recientemente hablando con el Centro de Ciencias de buena Mayor Jill Suttie. Ambas entrevistas merecen una lectura para los fanáticos de Grant, pero un punto en particular de Suttie destaca como útil para aquellos interesados ​​en consejos rápidos y prácticos para aumentar su efectividad.

En el transcurso de la entrevista, Grant describe cuatro estilos de pensamiento distintos que usamos para abordar los problemas (los tres primeros los describió el colega de Grant en Wharton, Philip Tetlock): 

  • Predicador: “Cuando estamos en modo predicador, estamos convencidos de que tenemos razón”, explica Grant. Desde el vendedor hasta el clérigo, este es el estilo que usa cuando intenta persuadir a los demás de su forma de pensar. 

  • Fiscal: “Cuando estamos en modo fiscal, estamos tratando de demostrar que alguien más está equivocado”, continúa. 

  • Político: No sorprende que “cuando estamos en modo político, estamos tratando de ganarnos la aprobación de nuestra audiencia”.

  • Científico: Cuando piensas como un científico, “prefieres la humildad al orgullo y la curiosidad a la convicción”, explica Grant. “Buscas las razones por las que podrías estar equivocado, no solo las razones por las que debes tener razón”.

“Creo que muchos de nosotros pasamos demasiado tiempo pensando como predicadores, fiscales y políticos”, insiste Grant. 

Obviamente, los otros modos de pensar pueden ser útiles (si estás en un púlpito, predica), pero Grant argumenta que estos modos de pensar nos predisponen a no cambiar de opinión, incluso frente a nuevas pruebas convincentes. 

“En el modo de predicador y fiscal, yo tengo razón y tú estás equivocado, y no necesito cambiar de opinión. En el modo de político, podría decirte lo que quieres escuchar, pero probablemente no voy a cambiar lo que Realmente pienso, estoy haciendo poses en lugar de repensar”, explica. 

Piense como un científico, por otro lado, y verá sus opiniones más como hipótesis que necesitan confirmación o refutación. Con esa mentalidad, cambiar de opinión no solo no es débil o vergonzoso, es una señal de que estás progresando. Idealmente, eso lo hace no solo dispuesto a escuchar nuevos puntos de vista, sino también ansioso por buscar evidencia que contradiga sus opiniones. 

Es una mentalidad que puede ser particularmente valiosa para los emprendedores. Un estudio italiano que Grant menciona enseñó a los propietarios de negocios en ciernes a ver sus planes como hipótesis para probar. En comparación con un grupo de control, “aquellos empresarios a los que enseñamos a pensar como científicos generaron más de 40 veces los ingresos del grupo de control”, informa (¡40 veces!). 

Consejos para pensar más como un científico

Algunos de los líderes más exitosos del mundo ya comprenden los impresionantes beneficios de este modo de pensar. Jeff Bezos, por ejemplo, busca contratar a aquellos que cambian de opinión a menudo, ya que esto es una señal de este tipo de pensamiento intelectualmente humilde, al estilo científico. Hace doscientos años, Ben Franklin confesó sus propias tendencias procesales en su autobiografía y se aconsejó tanto a él como a los demás que pasaran menos tiempo discutiendo y más buscando nuevas formas inteligentes de ver el mundo. 

Eso, por supuesto, nos resulta más fácil a algunos de nosotros que a otros. Si cambiar de opinión no es algo natural para usted, hay pasos que puede seguir para pasar al modo científico con más frecuencia. Grant describe varios tanto en la entrevista de Greater Good como en su conversación con Blakely, incluido pensar qué nueva información cambiaría de opinión sobre un tema y rodearse de personas dispuestas a desafiar su pensamiento. 

Otros expertos también han ofrecido consejos sobre cómo cultivar la humildad intelectual. Una idea inteligente es recordarte a ti mismo por la mañana que debes descubrir algo en lo que te equivocas cada día. Otro, popular entre los capitalistas de riesgo y los conocedores de Silicon Valley, es repetir el mantra “opiniones fuertes, débilmente sostenidas” para animarse a tomar posiciones definidas, pero no tener miedo de modificar sus creencias cuando salga a la luz nueva información.  

Algunas de estas ideas pueden funcionar mejor para usted que otras, pero una cosa es cierta para casi todos: dejar de lado el orgullo para pensar como un científico es difícil. También es extremadamente valioso.

Fuente: inc.com

Publicite Aquí