fbpx

Los líderes emocionalmente inteligentes toman mejores decisiones más rápido usando la ‘Regla de las 3 preguntas’

Publicite Aquí

Toma la mejor decisión con la información que tienes y sigue adelante.

Tomar decisiones es difícil. A veces es difícil porque no tiene toda la información o no sabe si tiene toda la información. A veces es difícil porque la decisión que está tomando lo llevará más allá del “punto sin retorno”. No puede regresar, por lo que debe asegurarse de hacerlo bien.

 

La mayoría de las veces, sin embargo, son difíciles porque nosotros los hacemos difíciles. Hacemos eso porque la mayoría de la gente sufre de una combinación de miedo y duda que nos hace cuestionar las decisiones que tomamos. Eso es especialmente cierto cuando las decisiones afectan a todo un equipo u organización.

 

Sin embargo, si eres un líder, ese es tu trabajo. Es literalmente su trabajo tomar decisiones que afecten a su organización y la vida de sus partes interesadas.

 

La buena noticia es que, la mayoría de las veces, las decisiones que está tomando no son decisiones del tipo “punto sin retorno”. Eso no quiere decir que no se enfrentará a ellos, pero la mayoría de las decisiones que toma un líder son mucho menores en juego.

 

Estas son las decisiones del día a día que los líderes tienen que tomar con relativa rapidez o comienzan a acumularse y ralentizar a todo el equipo. Afortunadamente, hay cosas que puede hacer para tomar mejores decisiones y hacerlo más rápido. Uno de ellos es lo que yo llamo la “regla de las tres preguntas”.

 

Así es como funciona.

 

Cuando está considerando si una decisión es la mejor opción para usted, su equipo o su negocio, puede ser fácil perderse en todos los posibles resultados y variables. Eso a menudo hace que se pregunte si la decisión que ha tomado es realmente la mejor.

 

También te ralentiza, porque en lugar de seguir adelante con tus decisiones, pasas tiempo mirando hacia atrás en tu proceso. Peor aún, a menudo terminas tomando una decisión de menor calidad porque estás impulsado por esa duda y el miedo.

 

En su lugar, tome la mejor decisión que pueda con la información que tiene y luego hágase estas tres preguntas:

 

  • ¿Esta decisión se alinea con nuestros valores declarados?
  • ¿Esta decisión avanza en nuestras metas / objetivos establecidos?
  • ¿Esta decisión refleja los mejores intereses de las partes interesadas?

 

Si la respuesta a esas tres preguntas es “sí”, entonces ha terminado. Siga adelante. Si alguna de las respuestas es “no”, tiene más trabajo por hacer, pero su verdadero problema es con su proceso de toma de decisiones. La cuestión es que si ha tomado una decisión en la que puede responder afirmativamente a esas preguntas, es hora de actuar. Tiene demasiadas cosas que hacer para dedicar más tiempo a adivinar las buenas decisiones que respaldan esas tres cosas.

 

Claro, a veces descubrirás más tarde que podrías haber tomado una decisión mejor, más barata y más rápida. A veces no será el “correcto”. En realidad, a veces no hay una sola decisión que pueda considerarse “correcta”.

 

Ese será el caso sin importar cuánto esfuerzo ponga para tomar una decisión. El punto es tomar la mejor decisión que pueda, con la información que tiene, que se alinee con lo que ha dicho que es importante para su negocio.

 

Su objetivo como líder no debería ser quedarse sentado tratando de pensar en tener alguna pregunta existencial consigo mismo acerca de si ha tomado la decisión “correcta”. Si hace lo correcto, por sus valores y su gente, y está logrando los objetivos establecidos, siga adelante.

 

Por cierto, a veces no importa. En serio. A veces no hay una respuesta perfecta o una “decisión correcta”. En ese caso, siempre que pueda responder “sí” a esas preguntas, tome la decisión y siga adelante con su implementación sin mirar atrás.

 

Fuente: inc.com

Publicite Aquí