fbpx

Mitos sobre el dinero

Publicite Aquí

Mitos sobre el dinero
En el adoctrinamiento que recibimos desde niños existen muchas creencias relacionadas al dinero, a la forma de ganarlo, administrarlo, gastarlo, acumularlo, invertirlo o derrocharlo. Estas ideas, muchas veces defendidas como verdades absolutas, imponen limitaciones que no nos permiten alcanzar metas económicas.

Utilizo ésta palabra, “adoctrinamiento”, con el fin de señalar que se trata del conjunto de principios que se vuelven instrucciones sobre la manera en la que alguien debe comportarse u obrar. Cuando siendo pequeños, y a medida que crecemos, recibimos éstas creencias en forma de consejos amorosos de cuidado y protección de parte de aquellos adultos a quienes otorgamos autoridad, como ser nuestros padres, son luego muy difíciles de cuestionar.

¿Fantasía, mito o realidad?
La fantasía es distinta al mito, pues éste último se refiere al relato que contiene una parte de realidad y otra de fantasía y por lo tanto está alejado de la falsedad, pero en sí mismo está lleno de prejuicios, ideas previas y por sobre todo explicaciones de hechos reales que no han podido (o no han querido) ser explicados de manera científica.

Analizar de dónde han surgido podría resultar interesante para profundizar nuestra cultura general, pero mi interés está en desnudarlos hacia el futuro, para liberarnos de ataduras mentales que nos impiden alcanzar objetivos financieros o económicos a los que tenemos derecho y capacidad de obtener, pero nos sentimos atados por creencias que quizás para otras personas y en otros escenarios han sido válidas pero hoy, para nosotros, ya no representen una condición determinante.

Me viene a la memoria la fuerza del elefante, que habiendo nacido en un circo aún siendo pequeño se vio impedido de moverse porque tenía la patita atada con una soga, ahora ha crecido pero lo amaestraron (adoctrinaron) bajo la creencia de que es incapaz de liberarse y hoy ya ni se atreve siquiera a probar si sería capaz de moverse más allá del límite imaginario establecido.

De la misma manera, muchas veces, arrastramos durante toda nuestra vida creencias que nos han sido inculcadas desde pequeños pero que quizá, hoy en día, ya no sean vigentes y nos estén impidiendo utilizar todo nuestro potencial. Entonces, para que estos prejuicios no nos limiten a crecer es importante que podamos analizar los principales mitos existentes con relación al dinero.

Mito Nro 1: Si ganara un poco más ya me va a alcanzar. Si tenes muchas deudas, el que ganes más dinero podría pagar las mismas; pero si no cambiás los hábitos que originaron tus deudas, volverás a cometer los mismos errores y estarás, nuevamente, igual o peor que antes. Ese es el motivo por el cual “ganar un poco más” no será suficiente, te lo demuestro con un simple caso: si eso fuera cierto te hubiera sobrado mucho dinero en enero, porque en diciembre ganaste el doble de lo usual. Pero, probablemente, igual no te alcanzó ¿verdad? No se trata de ganar más, sino de gastar menos de lo que se gana.

Mito Nro 2. Voy a ahorrar cuando me sobre. Desde niños nos enseñan a guardar monedas en una alcancía. Entonces crecemos con la idea de que lo que me sobra, las monedas, es lo que debo ahorrar y si no me sobra, entonces no puedo ahorrar. ¡Nada más errado! El ahorro debe ser una prioridad.

Mito Nro 3. Todo luego está muy caro. Quizás las cosas que usualmente estás comprando hayan subido de precio, pero la mayoría de ellas tiene productos sustitutos o, probablemente, existan otras marcas más económicas. Sin embargo, en ocasiones el costo está relacionado a la comodidad, por ejemplo comprar comida hecha o pedir delivery podría ser reemplazado por cocinar en la casa. Entonces, aunque todo suba de precio y eso no esté bajo tu control, bien podrías desarrollar estrategias para mantener tus gastos al nivel que requiere tu economía.

Mito Nro 4. El dinero no compra la felicidad. En mi opinión, depende de en qué gastes o inviertas el dinero que tenes, pues la felicidad que produce compartir un almuerzo familiar, unas románticas vacaciones o una sobremesa con amigos, necesita de dinero. La seguridad es una sensación importante que se percibe cuando se elimina la angustia, y situaciones como no contar con un seguro de salud, con medicamentos para los niños, con un colchón para la jubilación pueden mantenernos preocupados y angustiados. Entonces, quizás el dinero no compre la felicidad, pero la falta de dinero sí que puede producir infelicidad.

Mito Nro 5. Para tener dinero hay que matarse trabajando. Para poder ganar dinero incluso mientras estás durmiendo, tenes que saber invertir el dinero que ganas mientras estás despierto. Generá ingresos pasivos (intereses de inversiones financieras y bursátiles) para que tu dinero trabaje mientras vos descansas.

Mito Nro 6. Invertir es cosa de millonarios. ¿No será que son millonarios justamente porque invierten? En lugar de gastar en cosas que generan gastos, invertí en cosas que generan valor. Si sólo podes disponer de un importe pequeño cada mes, no lo malgastes. Destinalo a un ahorro programado, a comprar un terreno en cuotas, a pagar cuotas adelantadas de un gasto futuro o a comprar dólares. Atrevete a estar mejor de lo que estás ahora mismo.

Mito Nro 7. Hay que aprovechar los descuentos. Vas al patio de comidas del shopping y luego de almorzar encontrás un zapato en oferta, cumple con las tres “B”, está bueno, bonito y barato. Entonces decidís aprovechar el descuento. Esperá un rato! Fuiste a comer, no a comprar un zapato, por lo tanto no obtuviste en 30% de descuento, sino 70% de un gasto que no estaba en tu presupuesto. Recordá que cuando surge un nuevo gasto, debes recortar otro. No van a aumentarte tu salario porque este mes gastaste de más.

Mito Nro 8. Sobre problemas de dinero es mejor no hablar con los niños. Sobre dinero hay que hablar siempre en familia, estén o no atravesando dificultades económicas. En primer lugar, la honestidad sobre ingresos, gastos y deudas en la pareja evita conflictos importantes, pues cuando la confianza está herida es imposible construir futuro. Con los niños, de acuerdo a su edad y con el lenguaje apropiado hay que conversar siempre con la verdad, ellos deben aprender a manejar el dinero y las situaciones difíciles son importantes pruebas que los fortalecen para tomar mejores decisiones.

Mito Nro 9. El pobre es bueno, el rico es malo. Mejor pobre pero honrado dice un refrán, como si ganar dinero fuera posible solo siendo deshonesto. Sin embargo, cada día nos esforzamos para que nuestros hijos se capaciten y con ello tengan mejores oportunidades de ganar dinero en la vida. Entonces, cuando ellos logren tener dinero ¿se convertirán en malas personas? Se sufre mucho en la pobreza, alentemos a quienes están procurando la prosperidad financiera.

Mito Nro 10. La gente educada sabe manejar el dinero. De ser esto cierto todos los profesores y maestros serían millonarios. La educación académica es importante pero de ninguna manera es suficiente, incluso en ocasiones la estructura mental del “síndrome de mejor alumno” impide tomar riesgos, los cuales son necesarios para poder emprender y tomar decisiones.

Probablemente, podríamos seguir haciendo un largo listado de mitos, creencias y prejuicios que existen sobre el dinero, lo que nos comprueba la necesidad de continuar preguntándonos permanentemente sobre las limitaciones mentales que nos auto-imponemos al momento de progresar. Sigamos Hablando de Dinero, así aprendemos a manejarlo mejor.
Econ. Gloria Ayala Person
www.ayalaperson.com
www.hablandodedinero.com
gloria@ayalaperson.com

Publicite Aquí