fbpx

Paraguay se afirma como el principal motor del crecimiento económico en Sudamérica.

primera noticia

De acuerdo con el más reciente informe económico del Banco Mundial sobre la región, Paraguay se perfila como líder en términos de desempeño económico en Sudamérica.

El país necesita fortalecer su institucionalidad para atraer inversión extranjera directa que impulse la creación de empleo, las transacciones y una mayor actividad económica.

En medio de un entorno económico desafiante para América Latina y el Caribe, Paraguay se destaca por sus sólidas perspectivas de crecimiento, liderando la recuperación en la región.

A pesar de este éxito, Paraguay aún enfrenta desafíos pendientes. Además de corregir los desequilibrios fiscales y recuperar los empleos perdidos durante la pandemia, el país necesita mejorar su gasto, infraestructura, clima de negocios y sistema judicial.

Según el informe del Banco Mundial, Paraguay se proyecta como la economía con mejor desempeño en Sudamérica en los próximos años. Mientras que el crecimiento promedio en América Latina y el Caribe es uno de los más bajos a nivel mundial, se espera que el PIB de Paraguay crezca un 3,8% en 2024 y alrededor del 3,6% en 2025.

Estos datos contrastan con el débil desempeño previsto para la mayoría de las economías de la región, que enfrentan obstáculos como la debilidad de la demanda interna, altos déficits fiscales y externos, y una inflación persistente.

El informe destaca que Paraguay ha logrado enfrentar estos desafíos de manera más efectiva gracias a una sólida gestión macroeconómica, avances en la diversificación productiva y mejoras en la competitividad. El dinamismo del sector externo ha sido uno de los impulsores clave de su crecimiento.

A diferencia de otros países de la región que aún registran grandes déficits en cuenta corriente, Paraguay ha mejorado significativamente su posición externa, reportando superávits comerciales. Esto se debe en parte a la resiliencia de la economía estadounidense y la recuperación en Asia, que han impulsado la demanda de las exportaciones paraguayas, especialmente de productos agrícolas y manufactureros.

Además, el informe resalta los avances de Paraguay en la reducción de la inflación, alcanzando niveles por debajo del promedio de los países miembros de la OCDE. Esto ha permitido una moderación gradual de la política monetaria en el país.