fbpx

Piden que el segundo puente con Brasil sea utilizado para el comercio exterior y no por “mesiteros”

Desde la Cámara de Comercio Paraguay Brasil (CCPB) expresaron que hay preocupación en cuanto a la logística de los intercambios comerciales con el vecino país, ya que a causa del congestionamiento existente en el Puente de la Amistad se dificulta el paso de los camiones transportadores. En ese sentido, piden que el segundo puente internacional sea utilizado para el comercio exterior y no para los “mesiteros”.

En entrevista, Fabio Fustagno, director del gremio, manifestó que desean que una vez que entre en funcionamiento la nueva obra, “realmente sea empleada para la exportación paraguaya y no para el comercio de vereda”.

“Llamamos a las autoridades para que realmente ese puente se utilice de esta forma, por lo tanto, tenemos de 12 a 15 meses para que todas las instituciones de frontera se pongan de acuerdo para lograr su correcta utilización”, dijo. Explicó que este problema logístico podría entorpecer todas las condiciones favorables con respecto de los envíos y también las importaciones.

Una logística eficiente

Además, comentó que a esto se suman las más de 15 instituciones que están apostadas en la frontera como Aduanas, Migraciones, Senacsa, Senave, entre otras. “Nosotros como país mediterráneo tenemos que buscar que la logística en el comercio internacional sea lo más eficiente posible porque los principales perjudicados somos nosotros”, señaló.

“En 12 metros de ancho del puente hoy día estamos conviviendo todos. Nuestro objetivo es fomentar y cuidar el comercio entre los dos países”, aseguró. A raíz de todo esto el tiempo de demora para realizar los cruces conlleva entre 4 a 5 días.

Explicaron que están buscando la forma de agilizar estos procesos, contactando con diversos ministerios, puesto que a corto plazo se tendrá la zafra de maíz y de soja. “La posición del Ministerio de Industria y Comercio (MIC) es que el segundo puente sea un medio específico para el transporte de cargas”, finalizó Fabio Fustagno.

Fuente: LA Nacion