fbpx

Por qué los dueños de negocios deben dejar de hacer su propia contabilidad

Publicite Aquí

La contabilidad es una inversión que no puede permitirse no hacer

La pandemia nos hizo darnos cuenta de lo importante que es tener un buen marco contable para las pequeñas y medianas empresas.

 

Lamentablemente, vi a muchos de mis clientes luchar con los conocimientos básicos necesarios para completar los formularios y el papeleo necesarios para el Programa de Protección de Nómina y los Préstamos por Desastre por Lesiones Económicas. Para algunos, les costó su parte del dinero que tanto necesitaban. Para otros, incluso más dolores de cabeza en un momento en que no podían pagarlos.

 

Sí, el papeleo fue complicado y confuso, pero la responsabilidad es usted, el emprendedor, de aprovechar las oportunidades que se presentan. ¿Cómo puede tomar buenas decisiones financieras sin saber exactamente cuáles son sus números?

 

¿Te imaginas ver los playoffs de la NBA y ver al jugador estrella de tu equipo corriendo arriba y abajo de la cancha con los cordones desatados? ¿Cómo te haría sentir eso? ¿Nervioso? ¿Asustado? ¿Preocupado? Bueno, eso es exactamente lo que siento cuando me encuentro con empresarios que no tienen el control de su contabilidad.

 

Este no es un problema nuevo. En 2014, sugerí la creación de Accountants for America, que seguiría el modelo de la organización sin fines de lucro Teach for America. Los recién graduados en contabilidad obtendrían experiencia práctica y valiosas referencias laborales. Al mismo tiempo, las pequeñas empresas podrían poner en orden su contabilidad a un ritmo presuntamente más bajo que contratar a un profesional experimentado.

 

¡Podríamos usar Accountants for America ahora más que nunca!

 

El propietario de una pequeña empresa que no está al día con sus finanzas se encuentra en una desventaja sustancial en algo más que las solicitudes de financiamiento. Es imposible dirigir un negocio exitoso sin saber de dónde viene su dinero y hacia dónde va.

 

Muchos emprendedores caen en esta trampa porque quedan atrapados en las operaciones del día a día. Se enredan en pequeños detalles de su negocio y se les acaba el tiempo para revisar y actualizar los balances, las cuentas por cobrar e incluso la nómina. Los registros financieros son fundamentales para declarar impuestos (y evitar multas y sanciones) y determinar el flujo de caja, los gastos, la rentabilidad y el crecimiento.

 

También tenga en cuenta que no importa cuán excelente sea su producto o servicio y cuán brillante sea usted, no significa que también sea un genio fiscal. Los emprendedores no entran en el negocio porque son buenos con los números. Entran en el negocio porque tienen una idea y una gran pasión para hacerla realidad.

 

Una consecuencia de la mala contabilidad en “tiempos normales” es que los empresarios asumen deudas de alto precio porque necesitan dinero, y sus registros no están en buen estado para un banco o un prestamista respaldado por la Administración de Pequeñas Empresas.

 

Ahora que estamos entrando en un período más normal, es imperativo que las empresas analicen sus planes financieros y decidan cómo proceder. Ya sea que sea cauteloso o esté planeando pasos audaces, es hora de una planificación básica de efectivo.

 

Muchas empresas realizaron cambios importantes durante la pandemia, lo que significa que un porcentaje significativo no se ha tomado el tiempo de actualizar sus sistemas de notificación. Eso no es una sorpresa, ya que los informes y la contabilidad a menudo se deslizan hacia abajo en la lista de prioridades en situaciones de alta presión. Pero ya sea que planee mantener su plan revisado para la pandemia o cambiar a otra cosa, tenga en cuenta sus finanzas.

 

Tómese el tiempo para pensar en sus entradas y salidas de efectivo todas las semanas, y manténgase cómodo. Lo último que quieres hacer es chocar contra una pared y quedarte sin dinero, lo que limita tus oportunidades. Comprender sus ciclos de efectivo requiere que tenga la infraestructura y los informes adecuados a su alrededor. Pregúntese si se siente cómodo con sus informes financieros y su capacidad de anticipar al menos 60 a 90 días.

 

Si no le gusta la teneduría de libros y la contabilidad o no cree que sea bueno en eso, no está solo. Si ese es el caso, ¡busque ayuda! Hoy en día, muchos contadores también brindan servicios de consultoría que lo ayudan a comprender la historia detrás de sus números. 

 

Consulte con su contador o entreviste a algunos contables. Obtenga opiniones diferentes sobre los pasos que podrían ser mejores para usted. Esta es una inversión que no puede permitirse no hacer.

 

Fuente: inc.com

Publicite Aquí