fbpx

Un día como hoy..

Publicite Aquí

John Stith Pemberton, la trágica vida del inventor de la cocacola.

Durante generaciones, han sido muchos los que para combatir la sed han recurrido a una de las bebidas más famosas y mediáticas del planeta. En efecto, estamos hablando de la burbujeante Coca-Cola. Concretamente hay que viajar al estado de Georgia, hogar del químico y farmacéutico John Stith Pemberton, cuyo afán por crear la bebida perfecta le llevó a inventar un refresco de cola que en la actualidad es el más vendido en todo el mundo.

LA PELIGROSA ADICCIÓN DE JOHN STITH PEMBERTON

John Stith Pemberton nació el 8 de julio de 1831 en Knoxville, en el estado de Georgia, donde asistió a la escuela en la localidad de Rome. Pemberton estudió medicina y se graduó en el Southern Botanical Medical College en 1850. Con apenas 19 años se convirtió en médico, combinando la medicina general y la cirugía con sus amplios conocimientos de química.

Pemberton se alisto en el ejército y durante la batalla de Columbus fue herido de gravedad con un sable. Aunque se recuperó de la herida, este le provocaba dolores intensos que solo podía controlar con la morfina, que lo derivo en una adicción, hasta que tomo conciencia y decidió probar un remedio que lo liberase de su adicción.

Al finalizar el conflicto, Pemberton invirtió todos sus ahorros en la investigación y el desarrollo de un sustituto para la morfina, y empezó a experimentar con muchas plantas hasta que inventó su primera bebida, el vino coca.

una serie de leyes promulgadas en 1886 obligaron a Pemberton a crear una variante sin alcohol de su nueva y exitosa bebida. Así, eliminaron la damiana y le añadieron nuez de cola. También sustituyeron el vino por jarabe de azúcar. Tras ello, mientras Pemberton estaba preparando un vaso de la nueva bebida mezcló sin querer el jarabe base con agua carbonatada, convirtiendo su “vino medicinal” en una bebida que sólo podía servirse en locales donde se consumían bebidas carbonatadas, helados y sándwiches, conocidos popularmente como “fuentes de soda”.

Las primeras ventas de aquella nueva y chispeante bebida fueron en la farmacia Jacob de Atlanta, y se servía en vasos de cinco centavos. Pero no todo salió como Pemberton esperaba. Los problemas financieros derivados de su adicción a la morfina lo llevaron a vender, e incluso a regalar, partes de su empresa a diferentes compradores.

Finalmente, en 1888, Pemberton se vio obligado a vender la fórmula de su bebida a Asa Griggs Candler, un magnate y político estadounidense, que a la postre sería el fundador de The Coca-Cola Company, por un valor de 2.300 dólares. A partir de entonces, la marca Coca-Cola se extendió como la pólvora.

De este modo, John Stith Pemberton, aunque había sido el inventor de la exitosa fórmula, no pudo disfrutar de la gloria de una marca de refrescos que en la actualidad es la más vendida del mundo y que está presente en más de doscientos países. Pemberton moriría a causa de un cáncer de estómago el 16 de agosto de 1888 a los 57 años de edad, en la pobreza más absoluta y sin haber podido desprenderse de su adicción a la morfina. Y sin sospechar que su bebida se convertiría algún día en la más famosa de la historia.

Fuente: NatGeo

 

Publicite Aquí